‘Coolhunting’: A la caza de las últimas tendencias

‘Coolhunting’: A la caza de las últimas tendencias

El ‘coolhunting’ consiste en observar y analizar las nuevas tendencias en el campo de la moda y el diseño.

Si te encanta viajar, observar a la gente y fijarte en nuevas tendencias, tienes vocación para dedicarte al ‘coolhunting’.

Se trata de una disciplina que consiste en observar, detectar y analizar tendencias de futuro para asesorar a las empresas del mundo de la moda y el diseño, pero también de otros sectores como la automoción, la tecnología o los servicios.

Así, el ‘coolhunter’ se encarga de recoger en informes o libros de tendencias información sobre colores, tejidos y estilos que ha observado en los consumidores más vanguardistas o early adopters.

El coolhunting surgió hace veinte años y experimentó un gran boom hace una década. Una de las pioneras en este campo fue la holandesa Li Edelkoort, que durante años se ha dedicado a predecir tendencias y modas.

Hoy en día, la información que nos ofrece el mundo digital y la gestión del big data ha modificado la tarea del coolhunter. En algunos casos, los costosos y complejos trend books se han visto sustituidos por informes digitales, como los que realizan agencias especializadas como WGSN o K-Hole.

Estos últimos fueron los responsables de crear en 2013 el concepto “normcore”, que identifica una forma de vestir sencilla y auténtica que huye de las modas. Sin duda, K-Hole consiguió crear tendencia con su concepto, pues la palabra normcore define toda una estética característica de nuestro tiempo.

Marketing, cultura y sociología

El coolhunting combina márketing y sociología, pero también la sensibilidad, la curiosidad y los conocimientos culturales de la persona que se encarga de investigar las tendencias.

Originariamente el coolhunter tenía que viajar mucho a grandes ciudades como París, Berlín o Nueva York para captar lo que se llevaba y trazar las tendencias del futuro.

Hoy en día, los coolhunters también analizan muchos datos digitales para conocer casi al momento las tendencias al alza. Al final, la esencia es la misma: observar e informar sobre tendencias para señalar hacia dónde se dirige el mundo de la moda y el diseño.

Horizontal

Actualmente, muchos diseñadores recurren a la misma información para encontrar ideas originales y creativas. Por eso las modas se vuelven más homogéneas y también mucho más inmediatas.

Como consecuencia, dentro del coolhunting han surgido algunas voces críticas, como la misma Li Edelkoort, que destacan que las nuevas tendencias que no pueden calcularse con datos digitales: el coolhunter debe se una figura intuitiva y dinámica, que viaja y observa el entorno. Estudiar un curso de coolhuting puede abrirte las puertas para trabajar de investigador de tendencias, analista de mercados, ‘trendspotter’, ‘styleresearcher’, ‘trendbooker’, ‘brander’ o publicista.

Para dedicarte al coolhunting hay que tener “inquietudes por el mundo que te rodea, tener sensibilidad estética, ser despierto y curioso y que te guste viajar”, explica Estel Vilaseca, responsable del área de moda de LCI Barcelona. Consulta con ellos la formación específica sobre coolhunting e investigación de tendencias y convierte tu instinto en un valor profesional.

Nota extraída de: https://www.lavanguardia.com/vida/junior-report/20181024/452532146196/profesion-cazador-tendencias-coolhunter.html