La importancia de trabajar con propósito

Si me preguntan que es para mi el propósito, me gusta definirlo así: Poner nuestros dones y talentos al servicio de la comunidad. Creo que no hay nada más motivante que ser parte de un proyecto ya sea propio, de equipo o de una compañía, que nos permita sentir que cada actividad que hacemos está orientada a un objetivo mayor, del cual podamos sentir orgullo al formar parte.

¿Qué es el propósito?

Podemos confundir este concepto fácilmente, para ello vamos a hacer la siguiente analogía; si los valores corporativos son el alma de una organización, el propósito es el corazón de la empresa.

Responde a las preguntas, ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Por qué lo que hacemos importa?, ¿Qué diferencia hacemos en el mundo? ¿Qué es lo nos motiva a continuar ofreciendo nuestros servicios?, ¿Qué es lo que motiva a nuestros clientes a contratarnos?

Sin un propósito que vaya más allá de solo hacer dinero, los integrantes de la organización/empresa van a gastar sus energías y verdadera dedicación en otras cosas más significativas para ellos.

El propósito ayuda a las empresas a tener en mente su razón de ser en la medida que hace estrategias nuevas. También es fundamental para atraer y mantener al personal correcto para la empresa, hacer público el propósito de la organización ayuda que los prospectos colaboradores que se sientan atraídos por el mismo y se acerquen a la empresa con la que comparten razón de ser.

En estos tiempos donde los milennials comienzan a incorporarse a la fuerza laboral un propósito llamativo toma aún más importancia, es de todos sabido que esta generación no busca solo un empleo o una remuneración, busca también ser parte de algo más grande, dejar huella en este mundo y hacer una contribución positiva al mismo.

El propósito tiene que ver con tener la posibilidad de hacer una contribución a los demás y el perseguir un objetivo superior. El trabajo enriquece la vida de las personas al darle un sentido especial y hace que sientan orgullo por su trabajo y de lo que pueden llegar a lograr.

El terreno laboral es un entorno de cambios constantes, por eso las empresas deben entender de qué manera atraer y retener el talento de la compañía y cómo maximizar los resultados de los empleados que ya forman parte de ella.

 

¿Cómo es un trabajador orientado a propósitos?

El propósito está estrechamente relacionado con la motivación de una persona para trabajar. Cada vez encontramos más profesionales que ya no se centran prioritariamente en cuánto van a ganar o qué van a conseguir, sino en una pregunta principal: “¿por qué voy a trabajar?”, pues ven el trabajo también como una forma de realización personal, de ayuda a los demás y a sí mismos, por encima de la mera fuente de ingresos o como el vehículo para conseguir un determinado status.

Trabaja y genera trabajo con propósito, ya que no todas las veces se trata de dinero, muchas veces queremos hacer parte de algo más grande, algo que nos rete y nos permita dar lo mejor de nosotros.

¿Y tú, tienes claro el propósito de lo que haces?